fbpx

Pies cavos: ¿cómo nos ayudan las plantillas a medida?

¿Qué es un pie cavo?

Un pie cavo es un pie con un arco elevado, con una bóveda plantar más elevada de lo normal. Esta alteración hace que tengamos menos superficie de apoyo en la planta del pie (que se centra en dos áreas: en el talón y en la zona metatarsal).

En ocasiones, el pie cavo presenta un apoyo lateralizado (pie cavo varo) o un apoyo más medializado (pie cavo valgo). El pie cavo suele acompañarse de dedos en garra y un empeine alto. Tiene mayor prevalencia entre las mujeres.

Causas: ¿Por qué aparece el pie cavo?

En la mayoría de ocasiones, el pie cavo no tiene causa conocida. Muchos casos tienen un origen genético o hereditario, mientras que otros casos se relacionan con enfermedad neurológica.

Afecciones que pueden acompañar al pie cavo

Metatarsalgia

El dolor en la zona de los metatarsianos es una de las patologías más frecuentes en el pie cavo, debido a la tensión y sobrecarga a la que está sometido el antepié.

También es normal que aparezcan durezas, hiperqueratosis o helomas plantares en esta zona (callos profundos), que se ocasionan por la presión continuada y llegan a producir dolor. La piel se protege y se endurece como mecanismo de defensa ante el exceso de carga o presión que soporta.

Fascitis plantar y espolón calcáneo

Puede aparecer dolor en la parte posterior del pie (talón), debido también al exceso de fuerzas a las que está sometido. Al existir una altura de arco mayor que la habitual, cuando hay una carga la tracción es mayor, por lo que aumenta la probabilidad de irritar la fascia plantar.

Tendinitis de los Peroneos

Los Peroneos son los músculos que van por la parte lateral de la pierna y son fundamentales en la estabilización dinámica del tobillo. Si existe una marcha marcada en supinación, estos músculos pueden ser irritados.

Dedos en garra

Se produce una hiperextensión de la articulación metatarso-falángica y una flexión de las articulaciones interfalángicas proximal y distal. Son causados por una retracción de los extensores, por un calzado ajustado o como mecanismo compensador inconsciente de la inestabilidad y la falta de apoyo en los pies cavos.

En los dedos en garra pueden aparecer callos o helomas dolorosos en la zona dorsal del dedo, debido al roce con el calzado. Los dedos en garra se pueden clasificar en flexibles y rígidos.

Inestabilidad en la marcha

La ausencia de apoyo en algunas zonas del pie puede provocar inestabilidad, caídas, tropiezos, esguinces…

Tensión y calambres en los pies

Medidas y tratamiento para los pies cavos

  • La utilización de un buen calzado (con una suela resistente y almohadilla), calzado amplio que no presione los dedos. Las mujeres con pies cavos deben evitar el uso de zapatos de tacón, que aumentarán la sobrecarga del antepié. Muchas personas con pies cavos no encuentran con facilidad un calzado adecuado y cómodo.
  • La fisioterapia (para estirar o fortalecer los músculos del pie o de la parte posterior de la pierna).
  • Las personas con pies cavos y formación de durezas, callosidades o helomas profundos por sobrecarga o presión deberán acudir con periodicidad al podólogo para revisar, tratar y minimizar estas lesiones de la piel.
  • Las órtesis de silicona (para proteger, almohadillar o corregir deformidades digitales, como un dedo en garra).
  • Los soportes plantares o plantillas, para dar descanso, repartir apoyos, descargar zonas de sobrecarga y estabilizar la pisada.

En Moral Clínica Podológica recomendamos las plantillas a medida para los pies cavos. Pueden prevenir, reducir o erradicar la sintomatología, evitar en muchos casos el exceso de supinación del pie y  conseguir una marcha más efectiva donde haya más apoyo y las presiones se distribuyan de una manera más homogénea.

¿Qué lesiones y afecciones que acompañan al pie cavo podemos evitar o corregir con la utilización de plantillas?

  • Las metatarsalgias: Se producen por sobrecarga en el antepié. Es frecuente en personas con pies cavos la formación de durezas y helomas profundos. La inflamación de articulaciones metatarso-falángicas, las bursitis y la sesamoiditis (dolor por sobrecarga de la primera cabeza metatarsal).
  • Las talalgias: Aparece dolor por sobrecarga, formación de espolón calcáneo y fascitis plantar.
  • Los esguinces y torceduras, que se ocasionan por la falta de apoyo y la inestabilidad del pie.
  • La aparición del dedo en garra y la formación de callosidades en los dedos.

Las plantillas a medida en pies cavos, además de prevenir y tratar lesiones, consiguen dar un buen apoyo y descanso a los pies, aportando una gran comodidad y estabilidad.

Ante un pie cavo, tanto con sintomatología dolorosa como asintomático, se aconseja la realización de un estudio biomecánico de la pisada y marcha. Será importante valorar los apoyos sobre plataforma de presiones tanto en estática como en dinámica. El análisis completo nos aportará información y se podrán diseñar y fabricar las plantillas a medida adecuadas, repartiendo apoyos y dando el mejor descanso al pie.

— 

Podólogo en Moral Clínica Podológica.

Carmen Moral Autor
Carmen Moral es licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Zaragoza y Bachelor in Podiatry por Westminster University London, y es uno de los podólogos en Zaragoza de mayor prestigio.
Ir arriba
Call Now ButtonLLAMA YA